Alternativas para Latinas en Autosuficiencia provee opciones para mujeres de bajos recursos que tienen el potencial de comenzar o expandir sus negocios, ya que proveemos entrenamiento en manejo de negocios, asistencia técnica y servicios financieros en Inglés y Español con el propósito de mejorar la calidad de vida de las mujeres a las que servimos, a sus familias y a nuestras comunidades.


Negocios Hispanos: Historias de Exito

Windows Media Player (23.5m)

QuickTime (53.3m)

 



GRADUADA ESPECIAL

Gabriela Ramirez
Propietaria de Mom, Son, & Daughters Chairs and Tables Renting


Foto por Joe Budd

En un pequeño pueblo de El Salvador, Gabriela, madre soltera de dos niños, trabaja arduamente para juntar dinero e inmigrar a los Estados Unidos. Después de cinco años repartiendo productos lácteos día y noche, Gabriela ya muy cerca de cumplir su sueño, viaja a los Estados Unidos con el fin de darle una mejor vida a sus hijos.

Gabriela llegó a los Estados Unidos en Agosto de 1993. Con poco dinero en el bolsillo pero con muchas ganas de superarse, Gabriela juntó fuerzas y emprendió vuelo hacia nuevos horizontes. Al llegar a San Francisco la vida no le fue fácil. La falta de Inglés y educación, no le permitieron encontrar un trabajo. Estuvo trabajando algunos años como empleada domestica en donde fue maltratada y abusada pero por razones de subsistencia, y con el fin de mandar dinero a sus hijos que quedaron en El Salvador, Gabriela no pudo renunciar a su trabajo por un largo tiempo.

En 1994, Gabriela conoció a quien luego fue el padre de sus tres hijas, y fue él uno de los que finalmente la ayudo a salir del calvario donde trabajaba. Cuando las aguas parecían calmas en la vida de Gabriela y ella se recuperaba del maltrato que había sufrido, el padre de sus hijas comenzó a abusar de ella física y emocionalmente.
Gabriela, sin papeles, sin trabajo, con cinco hijos, y victima de violencia domestica, cayó en una depresión aterradora. Aquella mujer luchadora y con ansias de superación no podía creer que su sueño se estaba tornando una pesadilla.

Nos cuenta Gabriela que su marido no le dejaba ir a ningún lugar sin el, el único lugar a donde podía ir sola era a la tienda a comprar pañales para sus niñas. Ese era su único respiro, nos dice Gabriela. Caminando por las calles tratando de aliviar ese intenso dolor, Gabriela encontró ALAS. Cuando supo de qué se trataba el programa Gabriela se alegro muchísimo al saber que la organización la podía ayudar a abrir su propio negocio. Sin embargo su entusiasmo no duro mucho tiempo ya que su marido no le dejo asistir a las clases.

Después de varios años con deseos de entrar al programa, y a pesar del desacuerdo de su marido, Gabriela decidió hablar con una de las entrenadoras de ALAS y fue ahí que Gabriela empezó a ver una luz de esperanza en su vida. “Las palabras inspiradoras de la entrenadora y el apoyo incondicional del equipo de ALAS me ayudaron a terminar con ese círculo abusivo en el cual he estado por más de siete años.”

Cuando Gabriela comenzó el programa, su idea era poder tener un café o un lugar para cuidado de niños. Sin embargo, con el pasar del tiempo ella decidió continuar con el pequeño negocio que le había dejado su ex-marido, un negocio de renta de sillas y mesas para eventos. Gabriela nos cuenta que desde que entro a ALAS su vida ha cambiado por completo no solo en lo profesional, sino también en lo personal. “A parte de ayudarme a aumentar mis conocimientos sobre negocios y mis ingresos, ALAS, me ha ayudado a valorarme a mi misma como mujer, madre, y empresaria”

Gabriela comenzó su negocio con nada más que 340 sillas y 54 mesas. Hoy Gabriela, es propietaria de ‘Mom, Son, & Daughters Tables & Chairs Renting,’ una compañía que cuenta con mas de 1500 sillas y mas de 130 mesas. Si bien la compañía no cuenta con otros empleados a parte de Gabriela, el negocio cuenta con tres magnificas voluntarias que le dan fuerza y energía a Gabriela para seguir adelante. Ellas son: Gabriela, Xiomara, y Cinthia, las tres niñas de Gabriela que hacen de este negocio todo un éxito.

Con la ayuda de ALAS y de su familia, hoy Gabriela es una exitosa empresaria que va en busca de nuevos desafíos y trabaja duro para expandir su negocio. Si bien hoy la compañía ofrece solo sillas y mesas, Gabriela asegura que poco a poco estará rentando también manteles, y otros elementos de fiesta.

Para leer más acerca de las historias de
otras graduadas haga CLIC AQUÍ